21 de noviembre de 2009

Piedra

-¿No eres absolutamente feliz en este momento? -me dice Sofía sentados al borde de un río en la selva amazónica.
-Soy absolutamente feliz, mi amor -respondo con cara de profesor Jirafales-. Aunque para serte honesto, los zancudos me arruinan un poco la postal.
-Quiero llevarme algo de recuerdo.
-¿Cómo qué? -pregunto preocupado.
-Como esta piedrita.
-¿Qué tiene de especial?
-Es linda, mira -me dice entusiasmada.

Sofía acerca su mano y me muestra una piedra de color verde.

-Mi amor, el verde de tu piedrita -le digo en tono aguafiestas- son hongos.

Sofía mira bien la piedra y termina lanzándola al río. Luego agrega: "Mejor vámonos de aquí". Yo la sigo contento. Y es que es difícil ser romántico cuando diez zancudos te andan picando el culo.

11 comentarios:

*Luna* dijo...

Los zancudos tienen la culpa de la cruda sinceridad de esta vida
=)

Javier dijo...

zancudos de mierda...

Kevin Kendall dijo...

XD! jajaja.
tambien odio los zancudos
saludos!

maga dijo...

luego de haber manoseado hongos, lo último que me molestaría son los zancudos!! jaja.
besos

Michelle dijo...

situaciones donde ser romantico/a es complejo

The_RaVen dijo...

aguafiestas

ando... dijo...

Los zancudos son más románticos que tú.

¿Regresaste con Sofía o fue un flashback?

Ojos Negros dijo...

Jajaja... hongos!... Ay chico nube!!...

Pero los zancudos de junto al río son unas m...das jaja...

Saludos!

Fiore dijo...

Los zancudos no entienden al romance!

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Gary Rivera dijo...

jajajajaja Ok los zancudos son una joda!
pero que falta de tacto! jajaja
cuanta sinceridad junta!!! ,jajajaja

Blackberry dijo...

Pero bueno! Sofía ha vuelto?
Ni idea de qué son los zancudos...
Siempre tan despistada...
Besos CN!