27 de julio de 2009

Medio vaso con agua

Salí de mi reunión con una botella de pisco, un billete de cien dólares y una nueva promesa de pago por los novecientos restantes. Luego, bajo una molesta garúa, intenté en vano comunicarme con una amiga que, nuevamente, parecía haber olvidado que habíamos quedado en tomar un café. Dos veces timado, me eché a caminar.

Barranco había sido tomado por gente insufriblemente linda y feliz, y sus bares desbordaban de chicos y chicas vestidos de viernes por la noche. Di varias vueltas, sin rumbo fijo, con la vaga esperanza de encontrar a alguien conocido. La tarea era intrinsecamente inútil: no tengo nadie a quién buscar. Finalmente, convencido de que estaba a un paso de convertirme en Billy Crystal en la penúltima escena de Cuando Harry conoció a Sally, decidí volver a casa.

Estaba en eso cuando reconocí a alguien. Era nada menos que la chica con la que había pasado las últimas noches conversando por el chat. Avanzaba apurada y distraída con una amiga por la misma acera que yo, sólo que en dirección contraria a la mía. Esbocé la mejor sonrisa que permitió mi estado de ánimo y la miré a los ojos. Pero pasó a través de mí como un fantasma en medio de la noche. Definitivamente, no era mi día.

Sin embargo, a media cuadra de mi edificio, la alarma de mi celular me despertó. Abrí la botella de pisco y le metí un gran sorbo. Luego, la dejé en el piso, encendí un cigarrillo y me puse saltar entre los adoquines de la vereda cual rayuela.

Después de todo, recién acababan de dar las doce.

13 comentarios:

Gary Rivera dijo...

jejeje al leer tu blog me vino a la cabeza esa frase que la noche es joven!!
Y despues de haber leido, debo de decir que tambien es virgen!! jejeje

Ivonne dijo...

Pisco sí!!!!!!!!!!

wiiiiii


jejjejee

Delphos dijo...

Pues Chico Nube debiste haberle dicho Olá soy yo, el chico del chat, y quizas hasta un beso hubieses recibido de su dulce boca.

Saludos

Javier dijo...

el lenguaje pisco sour... qué locura!

maga dijo...

Vamos, todos tenemos nuestros buenos y malos momentos, chico nube...
Ni todas las noches son malas ni todas buenas... siempre hay un equilibrio. Ah, y ya no invites a tu amiga a ningún café!! al parecer, no le funciona la agenda mental.

Raulín Raulón... dijo...

Tal vez en Trujillo, en la tarde, sí te hubiera reconocido.

Es cosa de confiar más en la luz solar.

Ms Rochudez dijo...

Un mal día... no más café?

Heriditas dijo...

yo suelo salir a las 12 o 1 am

Angel dijo...

CN, que melodramatico tu post. no me hace bien en estos dias frios y grises.

un saludo

Blackberry dijo...

Creo que no he terminado de entenderlo todo, pero me encanta como escribes, y aunque no lo creas, siempre te pasan cosas interesantes sobre las que hacer posts:)

El Chico Nube dijo...

Debe ser unas de las pocas veces, querida Blackberry, que he intentado ver el vaso medio lleno. No me pagaron, me plantaron y hasta fui invisible. Pero, bueno, a la medianoche nada está perdido.

Lara Holmes dijo...

Suelo salir antes de las 12 u_u

Blackberry dijo...

Ahora me queda más claro, el resumen es muy ilustrativo entre tanta metáfora :)
El vaso medio lleno SIEMPRE, aunque queden cuatro gotas, no lo olvides CN!

;*)