21 de enero de 2009

Poemas Underwood [extracto]

Yo no soy un gran hombre -yo soy un hombre cualquiera que ensaya las grandes felicidades.
Pero la felicidad no basta a ser feliz.
El mundo está demasiado feo, y no hay manera de embellecerlo.
Sólo puedo imaginarlo como una ciudad de burdeles y fábricas bajo un aletazo de banderas rojas.
Yo me siento las manos delicadas.
¿Qué soy, qué quiero? Soy un hombre y no quiero nada.
O, tal vez, ser un hombre como los toros o como los otros.
Tú no tienes las orejas demasiadas grandes.
Yo quiero ser feliz de una manera pequeña. Con dulzura, con esperanza, con insatisfacción, con limitación, con tiempo, con perfección.
Ahora puedo embarcarme en un trasatlántico. E ir pescando durante la travesía aventuras como peces.
Pero ¿a donde iría yo?.
El mundo me es insuficiente.
Es demasiado grande, y no pudo desmenuzarlo en pequeñas satisfacciones como yo quiero.
La muerte es sólo un pensamiento, nada más, nada más...
Y yo quiero que sea un largo deleite con su fin, con su calidad.
El puerto, lleno de niebla, está demasiado romántico.
Citeres es un balneario norteamericano.
Las yanquis tienen la carne demasiado fresca, casi fría, casi muerta.
El panorama cambia como una película desde todas las esquinas.
El beso final ya suena en la sombra de la sala llena de candelas de cigarrillos. Pero está no es la escena final. Pero ello es por lo que el beso suena.
Nada me basta, ni siquiera la muerte; quiero medida, perfección, satisfacción, deleite.
Martín Adán
[Desde que vi la exposición de Polanco sobre "La casa de cartón", hace una semana, no he podido quitarme este poema de la cabeza]

10 comentarios:

Alejandra Macedonia dijo...

Tampoco me basta la muerte!!! no puede bastar...

Sigue amando Chico Nube, no te pongas nostálgico de nada ahora.

El Chico Nube dijo...

¿Amando? Wow, paren el mundo que aquí me bajo. Con calma, Macedonia, con calma. Ya me pusiste nervioso, caramba.

Beso,

Fiore dijo...

Sé y sigue siendo feliz

es muchisimo mejor

bsos de esposa primeriza

Angel dijo...

vaya hace mucho que no se de martin adan , en mis epocas de cole lei uno de sus poemas y me gusto muchisimo, lastima que mis demas compañeros no compartian ese afan por el arte como lo hago yo. Un gustaso haber leido esto en tu blog.

ps: como dato anecdotico el nombre d emi promocion se llamó martin adan! creo que si les pregunto ahora quien fue el no responderian, una lastima.

un saludo chico nube!

damian dijo...

sorry no me gustan los poemas, no se porque prefiero la narrativa.

pero no la indigenista, puaj.

FabuMona dijo...

"Yo no soy una gran mujer
Yo soy una cualquiera ... (Upsss!) UNA MUJER CUALQUIERA que ensaya las grandes felicidades"

... pareciera que acabo de encontrarme.
;?)

Juanito el caminante dijo...

Es un poea gris como el mismo Adán... ey Chico Nube un favor... oe dejanos el verano con el cielo descubierto acomodame las nubes alla arriba y pegalas a Cieneguilla o hacia Canta...

Gracias manejador de nubes... sigue manejando

NiñaGoya dijo...

No soy de leer poemas, nunca lei nada de Martin Adan, encontre fraces interesantes gracias por darme a conocer este poema.

"Ahora puedo embarcarme en un trasatlántico. E ir pescando durante la travesía aventuras como peces..."

NG

El Chico Nube dijo...

Éste es otro extracto que me gusta mucho:

Sólo sé que debo ser justo y honrado y amar a mi prójimo.
Y amo a los mil hombres que hay en mí, que nacen y mueren a cada instante y no viven nada.
He aquí mis prójimos.
La justicia es unas estatuas feas en las plazas de las ciudades.
Ninguna de ellas me gusta ni poco ni mucho -no son diosas ni mujeres.
Yo amo la justicia de las mujeres sin túnica y sin divinidad.

Alejandra Macedonia dijo...

Por eso, sigue amando pues!!!
¿Por qué es más fácil amar la justicia que a una mujer?